Cómo manejar una caries cuando comienza un dolor de muelas hasta que su dentista lo vea

¿Le duele el diente pero el cuidado dental no está disponible en este momento? Siga leyendo para conocer la mejor estrategia para reducir temporalmente el dolor y cuidar sus dientes hasta que pueda arreglar todo en el consultorio del dentista.

Opción n. ° 1 de cuidado de cavidades en el hogar: Compresión fría (¡hielo!)

Cuando se trata de detener naturalmente el dolor de un diente enfermo, congelar el dolor es una táctica simple y fácil. Además de reducir la hinchazón que puede empeorar los dolores de muelas, la compresión fría también restringe el flujo sanguíneo al diente. Esto adormece los nervios y durante un tiempo reduce las señales de dolor enviadas a su cerebro.

Cómo hacer que funcione:

Tomee una bolsa de hielo, envuélvala en una toalla de papel y sosténgala en la barbilla o la mejilla (donde sea que esté el diente problemático) durante 10 minutos o hasta que puede sentir un alivio notable. Repita según sea necesario.

Opción 2 de cuidado en el hogar de cavidades: ajo

El ajo no es solo la peor pesadilla de un vampiro, ¡también es una caries! El ajo actúa como un analgésico potente, asequible y económico que puede reducir inmediatamente el dolor de la cavidad.

Cómo hacer que funcione:

Use un cuchillo u otro utensilio de cocina para cortar y moler un diente de ajo en una papilla y luego aplíquelo sobre el diente afectado. Si te apetece, mastica un diente de ajo crudo. Alternativamente, si tiene ajo en polvo disponible, puede agregarlo al agua y enjuagarlo alrededor de la boca. Sin embargo, ese ajo recién picado ofrece las cualidades para aliviar el dolor más potentes.

Opción 3 de cuidado en el hogar para caries: enjuague bucal de agua salada

Enjuagarse la boca con agua salada es otra opción súper fácil y barata con artículos domésticos de uso diario. Al igual que el ajo, el agua salada mezclada con agua tibia actúa como un potente antiinflamatorio, reduciendo la hinchazón alrededor de la cavidad y reduciendo así el dolor.

Cómo hacer que funcione:

Calentar un poco de agua en una sartén, luego agregar sal. La receta típica requiere aproximadamente 1/2 cucharada por cada 8 onzas de agua. Sin embargo, no se preocupe si no es exacto. Lo importante es que la sal llegue a su diente para que pueda limpiar cualquier residuo y reducir la inflamación. Gire alrededor de su boca como enjuague bucal durante 30 minutos y luego escupe el agua salada.

Opción n. ° 4 de cuidado en el hogar para caries: remedios herbales

El aceite de clavo, el aceite de tomillo, la cúrcuma en polvo y el jengibre son excelentes curitas para el dolor de una caries. El jengibre es especialmente potente y contiene zingerona, shogaoles y gingeroles para calmar toda la hinchazón en la boca y brindar un respiro muy necesario del dolor de dientes.

Cómo hacer que funcione:

Mezcle estos ingredientes en una solución de agua o tómelos crudos. Asegúrese de permitir que se asienten en su boca, sobre el diente afectado, para que puedan hacer su magia en su diente dolorido.

Combine los 4 de estos remedios rápidos para mantenerse lo más libre de dolor posible hasta que pueda programar una cita con el dentista.